Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

Una presentadora de los informativos matinales de Antena 3 sufre un ataque de risa en directo

La presentadora era incapaz de controlar la risa
Angie Regueiro junto a María José Saez cuando le dio el ataque de risa | Antena 3

En muchas ocasiones hemos visto como a periodistas o presentadores les sucede algo, que a lo mejor los espectadores ni notamos, que hace que empiecen a reír de forma descontrolada y no sean capaces de parar. Los ataques de risa de presentadores son todo un clásico. Muchos recordaran seguro más de uno de Carlos Sobera, y también los que sufría la presentadora de 'El Diario de Patricia'.

En esta ocasión le sucedió a una de las presentadoras del informativo matinal de Antena 3, Angie Rigueiro, que cuando le tocaba hablar no podía contener la risa.

No pudo presentar la siguiente noticia

En el informativo aparecía el vídeo del desfile de moda de Roberto Verino en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid. Acabó el vídeo cuando la presentadora debía presentar la siguiente noticia pero le fue completamente imposible.

Sin motivo aparente, al menos que los espectadores pudieran apreciar, a Angie le dio un ataque de risa que no le dejaba hablar. La presentadora no era capaz de controlarse y mucho menos de parar de reír, ella misma dijo: «me ha dado un ataque de risa».

Tuvo suerte de que su compañera, María José Saez, supo solventar rápido a situación. «Pues sigo yo» dijo sonriente por la situación tras ver a su compañera tan divertida. De esta forma los informativos pudieron seguir y a Angie le dio tiempo a controlar su ataque de risa.

 

 

Hace unos meses algo parecido ocurrió y fue muy sonado, un ataque de risa en directo de Ana Rosa Quintana. La presentadora del programa de la mañana de Telecinco hablaba sobre la supuesta hija de Dalí y del propio Salvador cuando comenzó a reír sin poder parar, una situación en la que sus colaboradores no ayudaban demasiado.